La Olla Común

el-cuerno-de-la-abundancia

Nuestro amigo Fran es una persona entregada al Bien Común y sensible a las necesidades de la sociedad. ¡Un hombre generoso de muchos dones e ideas! Un profesor universitario que trabaja para empoderar a otr@s, para apoyar los sueños de los demás, y que siempre recorre ‘el kilómetro extra’ para contribuir. Hace poco, unos cuantos estábamos dando un paseo amable, repartiendo abrazos y conversaciones a desconocidos. ‘Por casualidad’ nos encontramos a Fran que sin dudarlo nos dijo: ‘para que tengáis más tiempo para hacer esto, os invito yo a comer. No os preocupéis, yo lo hago todo.’ En un par de horas había preparado varias delicatessen para 10 personas.

De su espíritu generoso y de su conexión con ‘la nube colectiva’ (quizá pierda aquí sentido el dicho: ‘estás en las nubes’ 😉 )  surgen ideas como “La Olla Común”. Celebrando su cumpleaños hace unos pocos meses, en conversación con vari@s amig@s, a Fran se lo ocurrió la sencilla idea de abrir su casa e invitar a otr@s a hacer lo mismo para comer o cenar junt@s. El anfitrión invita al plato principal en coordinación con otros voluntarios y el resto lo ponen los demás comensales.

No por sencilla la idea deja de ser transformadora. Por supuesto, ésta no es una idea nueva, es una ‘tradición’ que ha ocurrido en decenas de culturas por todo el mundo (ej. el Potlock en América del Norte, Moais en Japón, o tradiciones similares en Chile o India.), pero eso tampoco le resta poder. En una cultura en la que casi todo se vende, espacios a-comerciales ayudan a regenerar el tejido social y las relaciones basadas en lo impagable. Y no es moco de pavo (¿qué les pasará a los mocos de pavo?): la soledad no elegida y la desconexión son una epidemia acuciante hoy en las sociedades occidentales, con causas y consecuencias diversas y complejas. 

¡El movimiento Olla Común va desplegándose poco a poco! Ya se han hecho unas 10 Ollas en Burgos y alrededores, y personas de otras ciudades han mostrado interés. Sobre la base de amistades nobles y amabilidad que genera re-love-ution, la gente ha sentido la confianza suficiente como para abrir sus casas y ofrecer estas comidas en el espíritu del regalo, sin mayor objetivo que dar espacio y compañía a otr@s.

¡Aquí una foto de una de las Ollas!

olla comun.JPG

Si quieres unirte a la Olla Común de Burgos o empezar la tuya propia contáctanos: fvillarma@ubu.es