La UE y el clima: una velada de la experiencia con Sandro Nieto

El 3 de enero tuvimos la oportunidad de conocer de cerca a Sandro Nieto Silleras, un joven con raíces burgalesas residente en Bruselas que trabaja en la Comisión Europea como Técnico en Políticas de acción contra el cambio climático. En la Velada de la Experiencia que tuvo lugar en la Casa del Bienestar disfrutamos de un diálogo muy rico en torno a las grandes pasiones e ideales de Sandro: la Unión Europea y el cuidado del planeta. Para Sandro, la esencia de la Unión Europea, su sueño fundacional, es ser un espacio de cooperación entre naciones en pos del bien común y, hoy en día, un instrumento clave para impulsar una transición ecológica que incluya a las personas y sectores más vulnerables y que sirva para armonizar la relación del ser humano con la biosfera. Este artículo recoge algunas de las aportaciones que hizo Sandro más las que surgieron en el diálogo con las personas asistentes. 

La historia de Sandro 

Desde su posición en la Comisión Europea Sandro Nieto trabaja diseñando políticas para impulsar la transición ecológica y combatir la emergencia climática, acciones que después se debaten en el Consejo Europeo y el Parlamento Europeo para su desarrollo.  La madre de Sandro es de Burgos, conoció al padre de Sandro en Madrid y ambos se mudaron a Bruselas a trabajar en la Comisión. Desde que nació, Sandro creció rodeado de amigos de todas las nacionalidades europeas y se imbuyó del espíritu y valores de Europa, que son como una segunda piel para él. Estudió en la European School y después estudió Ciencias Políticas y Ciencias Ambientales. Su pasión por la ecología comenzó con un despertar de la conciencia que le provocó su profesor de Biología, quien le transmitió el amor, el respeto y el deber de cuidar la Naturaleza. 

En la Comisión, Sandro comenzó trabajando en temas de rehabilitación energética de edificios, transporte y movilidad sostenible y en este momento trabaja para desarrollar las directrices del nuevo Pacto Verde Europeo, un paquete de medidas que representa un paso importante, aunque aún no suficiente, para tratar de convertir a Europa en el primer continente en lograr la neutralidad climática en 2050, adaptando todas las políticas desde el punto de vista económico, ecológico y social. 

La conexión con Sandro se produjo cuando él y nuestro amigo David coincidieron hace un año en la cola para renovar el carnet de identidad y casi sin quererlo se vieron inmersos en una apasionada conversación sobre el protagonismo de la ciudadanía en el cambio social. ¿Pueden las personas comunes cambiar las cosas a mejor o somos marionetas impotentes en un mundo regido por intereses que no podemos controlar? ¿Es la Unión Europea actual el sueño de cooperación entre países, democracia y justicia ecológica y social que abanderaba su sueño fundacional o se ha convertido en un gran ente lejano a los ciudadanos? 

La UE y la cuestión del clima

La Unión Europea es un entramado de instituciones que facilita la existencia de un marco legal, social y económico que permite por ejemplo la libre movilidad entre países de la Unión, o la elaboración de políticas supranacionales, a veces más ambiciosas que aquellas de los estados.

En la Unión Europea existe un Parlamento Europeo que eligen directamente los ciudadanos con su voto, un Consejo Europeo integrado por los veintiocho jefes de Estado o de Gobierno de los Estados miembros, el Presidente de la Comisión Europea, y el presidente del Consejo Europeo, que es quien preside las reuniones; además, una Comisión Europea que es un equipo de funcionarios que propone y ejecuta los programas, y entre otros un Tribunal Europeo que se asegura de que se cumplan los compromisos legales asumidos por la UE. 

Sandro lo tiene claro: se puede y se debe luchar por mejorar la Unión Europea, porque los ciudadanos de a pie tenemos el poder para hacerlo y porque merece la pena defenderla pues la UE, después de todo, “nos ha dado el periodo más largo de paz en la historia de Europa”, y “para quien no ha conocido la guerra, es fácil dar la paz por supuesta”. Y por otra parte, sí, una ciudadanía activa, exigente y organizada puede cambiar el futuro, y de hecho lo hace constantemente. En su opinión, es clave que los ciudadanos sigamos empujando y exigiendo acciones social y ecológicamente responsables a gobiernos y empresas, además de utilizar el poder de nuestro voto con empatía ecológica. 

De hecho, señala que “si me hubieran dicho hace tan solo un año que la nueva Comisión iba a marcarse como la máxima prioridad estratégica un ambicioso plan de acción climática, no me lo habría creído. Pero el despertar de las movilizaciones globales por el clima en 2019 ha cambiado la agenda de prioridades. Las protestas en la calle nos facilitan mucho el trabajo a quienes queremos impulsar una agenda ecológica efectiva. La gente debe ser consciente de su poder para cambiar las cosas. La clave del cambio está en que haya voluntad política.” 

pathway between trees

Así pues, Sandro comenzó haciendo una defensa apasionada de la cooperación entre las naciones como camino imprescindible para garantizar nuestro futuro común y argumentó que la Unión Europea está llamada a liderar la transición hacia un sistema energético, de producción y consumo que armonice las necesidades humanas con las del resto de especies vivientes, respetando los equilibrios en los ecosistemas que hacen posible la vida en el planeta. 

En 2019 se alcanzó el punto máximo histórico de emisiones de gases de efecto invernadero a nivel global. Por otra parte, la Unión Europea, que representa tan solo un 7% de la población mundial y concentra el 25% de la riqueza mundial, se ha marcado el objetivo de reducir las emisiones para 2030 en un 40% respecto de los niveles de 1990 (ahora, tras las protestas, el objetivo se va a subir a un 50% o 55%) con la meta de reducir entre un 80% y un 95% la emisiones para 2050, alcanzando la neutralidad climática. 

¿Quién tiene más responsabilidad por el cambio climático? ¿Cuáles son las palancas de cambio? 

Sandro señaló que para descarbonizar la economía es prioritario cambiar las políticas de rehabilitación energética de edificios y transformar los sistemas de energía y de transporte. Pero ni siquiera eso es suficiente. Sandro transmite constantemente la idea de que nos enfrentamos a uno de los mayores retos que la humanidad haya tenido nunca ante sí misma y que es necesario abordarlo unidos, convirtiéndolo en una cuestión de la máxima prioridad, en la que centrar gran parte de nuestros esfuerzos. No se trata de realizar unos ajustes técnicos aquí y allá, sino de avanzar de forma integral hacia un cambio de paradigma de inclusión y de cuidado de la vida. 

Sandro lo ilustra de esta manera: “Durante la II Guerra Mundial se destinaba el 30% del PIB a la guerra. Si ahora estamos en guerra contra el cambio climático, sería necesario plantearse una respuesta proporcional al reto que enfrentamos.” Según Sandro harían falta unos 300.000 millones de euros anuales de inversión en la UE para hacer efectiva la Transición Ecológica. “Esto significaría un 3% del PIB anual de la UE, lo que induce a pensar que es una inversión posible en el caso de haber voluntad política. Por hacernos una idea, los Estados europeos modernos gastan en torno al 5% de su presupuesto anual en sus sistemas de salud.”

En relación al grado en que ciudadanía, empresas y gobiernos tienen responsabilidad sobre el cambio climático, Sandro señala que los cambios de conducta individual representan entre un 15 y un 25% de impacto potencial de reducción de emisiones, pero que el restante 75% corresponde a gobiernos y empresas, por lo que una estrategia ciudadana de influencia sobre el clima incluirá cambios de hábitos sumados a una fuerte exigencia ciudadana a gobiernos y empresas para que se comporten de forma responsable con el planeta. 

IMG_20190315_134558

¿Se trata esto de un objetivo imposible? Debemos creer en que podemos y sabremos hacer lo correcto. De hecho, hay indicios de que se está gestando un cambio de conciencia, paso imprescindible para posibilitar la necesaria evolución de los sistemas y estructuras sociales: según la Encuesta Mundial de Valores y Opiniones sobre Energía y Clima (2015) el 69,5% de la población mundial se declara “muy preocupado por los impactos del cambio climático”, seguido de un 28,8% que se declara “moderamente preocupado por la cuestión”. El camino pasa pues por realizar cambios en nuestras vidas pero sobretodo exigir cambios sistémicos a gobiernos y empresas y organizarnos colectivamente para fortalecer la exigencia ciudadana por un futuro sostenible y un planeta habitable que incluya a todos. 

¿Qué otras sinergias son posibles entre la UE y la sociedad civil?

Nos cuenta Sandro que en las diferentes comisiones se invita a organizaciones comprometidas con dichas áreas temáticas. También se elaboran habitualmente consultas sobre las nuevas leyes que se aprueban en el Parlamento. La Comisión está muy interesada en implicar a la ciudadanía europea en el diálogo en torno al Pacto Verde Europeo, recogiendo ideas de la sociedad civil, realizando consultas y dialogando constantemente con los actores implicados y con los movimientos sociales. 

Cada vez hay más movimientos que están cambiando la agenda de prioridades, y muchas llevan haciéndolo durante generaciones. Otra de las peticiones de muchas de estas agrupaciones que ya ha llegado a Bruselas es la de mantener los combustibles fósiles en el subsuelo, en línea con las reinindicaciones de la campaña ‘Keep It In The Ground’. Según Sandro, necesitaríamos mantener un 80% de nuestras reservas de combustibles fósiles en el subsuelo para frenar los efectos del cambio climático sin llegar a niveles de irreversibilidad. Fossil Fuel Divestment (Desinvertir en combustibles fósiles)  es un movimiento que busca presionar a fondos e instituciones para retirar sus inversiones de los combustibles fósiles y pasarse a energías limpias. Natural Climate Solutions aboga por por preservar y proteger la naturaleza existente, restaurar los ecosistemas dañados y financiar la transición ecológica (Protect, Restore & Fund). Mientras tanto, movimientos como Extinction Rebellion, Fridays for Future o Juventudxclima han ayudado a convertir la emergencia climática en una prioriodad social.   En España, Ecologistas en Acción lleva décadas haciendo un excelente trabajo de concienciación y de defensa del medio ambiente.  

Resultado de imaxes para: fridays for future burgos"

Estos movimientos y tantos otros, micro y macro, generan el suelo fértil en la conciencia social y ecológica que permite titulares, noticias, presión social, y en definitiva cambio de estrategias, de políticas, de acción. Las instituciones, y más en un contexto democrático, no pueden si no acompañar esa r-evolución de la conciencia colectiva.  

¿Qué se puede celebrar ya localmente? De los hábitos de consumo, al activismo, pasando por los cambios estratégicos en política y empresa.

Para acabar, se abrió un círculo de celebración de iniciativas y experiencias locales. Teniendo Sandro raíces burgalesas, nos parecía un regalo que pudiera escuchar algunas de las historias que vivifican el contexto local hoy en día. 

Álvaro Barriuso que volvió a vivir a Burgos hace unos años siente que hay una concienciación mayor, y nombra por ejemplo la Obsolescencia Programada, integrada muchas veces en el diseño de productos y a la que muchas organizaciones y consumidores están poniendo veto.

Jester de Palencia también celebró con nosotros la realidad de los grupos de consumo en su ciudad, que ya son una alternativa real.

Vari@s de nosotr@s también reflexionamos sobre la nueva normativa europea para plásticos de un solo uso, que supone una mejora sustancial a ese nivel, y que viene a reflejar una sensibilización creciente en muchos ciudadanos.  

Arianna, facilitadora en el Foro Solidario y en la Casa del Bienestar entre otros proyectos también reflexionó sobre el efecto transformador que ha tenido la Unión Europea en su vida. Arianna se mudó a Burgos por un programa de voluntariado europeo y ese mismo programa le ha permitido conocer a gente de toda Europa en su andadura en Burgos. También compartió cómo, en su perspectiva, los niños y niñas tienen una mayor predisposición a empatizar con los problemas medioambientales y a tomar decisiones al respecto. 

Sylvia, facilitadora de la Casa del Bienestar observa una mayor apertura social y generosidad, reflejadas en movimientos como awakin, en los que personas de procedencias diversas abren sus casas a conocidos y desconocidos para meditar y reflexionar junt@s, sin mayor objetivo que el de aprender unas de otras y conectarse. Para Sylvia: “estos espacios generan un campo social que beneficia la comunicación y colaboración entre movimientos y organizaciones, y multiplica las posibilidades de nuestras iniciativas de cuidado del planeta, entre otras.

Varios de nosotr@s reflexionamos sobre la manifestación local del movimiento Fridays For Future, que consiguió aunar a gran cantidad de movimientos y organizaciones en varias oportunidades. Fridays for Future y otros movimientos están consiguiendo visibilizar la opinión de la ciudadanía sobre el cambio climático, y como decimos, de forma indirecta cambiar las políticas públicas y estrategias empresariales hacia una mayor conciencia con el medio ambiente.

José Juan, líder local de diferentes iniciativas como Polígono Saludable, compartió su optimismo con respecto a la sensibilidad creciente en torno a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), tanto en las escuelas, como en los ayuntamientos y otras instituciones. También siente que hay una apuesta más firme en muchas empresas por la Economía Circular. Otro campo donde ve avances interesantes es la Agricultura, en la que cada vez percibe un mayor compromiso con la sostenibilidad.

También estuvieron con nosotr@s Álex y Pedro, trabajadores de dos grandes empresas de Ingeniería Aeroespacial y del sector de los cosméticos, y compartieron cómo, en una de ellas por ejemplo, ahora siempre presiden la mesa de reuniones fotos de las movilizaciones sociales por el planeta (¡!). Ambos perciben un compromiso mayor en sus empresas, y una tendencia imparable hacia la sostenibilidad; como dice el gobernador del Banco de Inglaterra Mark Carney “las empresas que ignoren la crisis climática desaparecerán del mercado”.

Earth Wallpaper

Para acabar varios de nosotros celebramos la velada de la experiencia y la oportunidad que significó para el grupo compartir historias, preocupaciones y soluciones sobre un tema con el que estamos comprometidos y que es una de los retos de la próxima década a nivel global. Para Sandro también fue una gran alegría poder compartir con nosotros sobre su experiencia y escuchar las reflexiones e historias de los asistentes. Según nos dijo: ‘Estoy muy agradecido por esta oportunidad. Fue una experiencia muy grata e interesante la de poder compartir con vosotros en este formato tan diferente. ¡Muy enriquecedor! Me fuí de Burgos con el sentimiento de haber vivido una experiencia muy completa durante todos estos días!’ ¡Gracias a tod@s!

 Más sobre las Veladas de la Experiencia.

Más sobre RevoluciónAltruista.

Más sobre ServiceSpace.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s